Trabajar mejor

Diseñando para una experiencia de trabajo mejor

Cuatro nuevos principios de diseño que cumplen con las expectativas de las personas.

Será necesario que existan distintos enfoques de diseño para crear espacios que respalden las nuevas formas en que la gente quiere trabajar y aquello que las organizaciones necesitan para competir de manera efectiva. Antes de la pandemia, se pedía a los diseñadores que crearan espacios que atrajeran a los mejores talentos, fomentaran una mayor colaboración y maximizaran la eficiencia, ahora deberán resolver un conjunto de necesidades aún más diverso.

Trabajo individual y de colaboración

Apoyar por igual el trabajo individual y en equipo

Aunque algunos crean que la principal razón por la que las personas quieren volver a trabajar en la oficina es para realizar actividades de grupo, también afirman que quieren poder tener la posibilidad de concentrarse y trabajar en un entorno profesional. Depender del trabajo remoto para llevar a cabo el trabajo individual no es viable para una organización inclusiva, ya que existen varios factores (p.ej., espacio limitado, distracciones, tiempo de desplazamiento, etc.) que hacen que sea todo un reto para las personas realizar siempre el trabajo individual desde casa.

Los diseñadores deben equilibrar las necesidades de los equipos y las personas individuales creando vecindarios donde se pueda lograr el flujo necesario tanto para el trabajo de colaboración como el de concentración.

De fijo a flexible

Diseñar para una mayor flexibilidad y movilidad

En el pasado, la planificación del diseño a menudo se basaba en un enfoque más basado en fórmulas, con una idea hacia la arquitectura y los entornos de oficina fijos. La nueva realidad sobre cómo lograr que personas y organizaciones se vuelvan más Agile precisa que los diseñadores planifiquen espacios que se transformen y cambien constantemente según las necesidades.

Abierto y Cerrado

Más espacios cerrados para «mí» y abiertos para «nosotros»

Aprender sobre el trabajo desde casa y la vuelta a la oficina ha revelado nuevos patrones. Las personas que a menudo realizaban trabajos individuales en espacios abiertos más poblados desean espacios más cerrados o resguardados para controlar la privacidad y la seguridad. Los equipos, que a menudo trabajaban en salas de conferencias cerradas, prefieren estar en entornos abiertos, tanto por la sensación de seguridad como por la flexibilidad para ampliar, reducir y ajustar fácilmente su espacio en función de sus tareas. Los diseñadores deberán pensar en formas de reinventar los espacios de colaboración que no siempre necesitan cuatro paredes y una puerta, y espacios individuales en los que poder sentirse más protegidos.

Uniendo lo digital con lo físico

Mejorando la experiencia humana a través de la tecnología

Las personas y las organizaciones adoptarán el trabajo híbrido entre el hogar y la oficina, los viajes serán menos frecuentes, y la colaboración remota ha llegado para quedarse. Los diseñadores deben crear soluciones para llevar a cabo interacciones de vídeo individuales y grupales que no se limiten a ordenadores portátiles o teléfonos. Deberán integrarse las tecnologías de detección para dar apoyo al aumento de experiencias basadas en datos o guiadas por inteligencia artificial.

Dejar un comentario

Historias relacionadas

La importancia de desconectar en vacaciones

La importancia de desconectar en vacaciones

Durante este año hemos vivido un gran desgaste emocional. Sea lo que sea lo que te plantees para estas vacaciones, desconectar de la tecnología y de las preocupaciones laborales te ayudará a volver más motivado.

4 enfoques para crear espacios de trabajo híbridos

4 enfoques para crear espacios de trabajo híbridos

Jim Keane, Presidente y CEO de Steelcase conversa con un experto de Gensler en Harvard Business Review sobre cómo crear espacios híbridos que funcionen.

Iniciando el regreso a la oficina como una experiencia mejor

Iniciando el regreso a la oficina como una experiencia mejor

Las personas tienen muchas ganas de volver a la oficina y las organizaciones están tomando todas las precauciones necesarias para asegurarse de que los espacios de trabajo sean seguros. ¿Pero qué pasaría si estas medidas de precaución hacen que la oficina nos haga sentir tristes e incluso más aislados que cuando trabajamos desde casa?