Bienestar

Atraiga a los cinco sentidos

Office Renaissance

Resulta que los espacios de trabajo que aprovechan los intangibles —vista, olfato, oído, gusto y tacto—son espacios de trabajo mejor equipados para potenciar el bienestar del trabajador. 

Hay una empresa que ha adoptado un enfoque sensorial para volver a humanizar el espacio de trabajo. «La empresa italiana Il Prisma, distribuidora de Steelcase, se ha servido de la investigación para crear oficinas para LinkedIn en Milán, Múnich, París y Madrid en las que actúan los cinco sentidos — para mejorar el compromiso de los trabajadores. «Nuestros estudios demuestran que el diseño sensorial mejora el trabajo individual de concentración y aprendizaje,» afirma Elisabetta Pero, arquitecta de Il Prisma. Se trata de activar los sentidos en el trabajo, y no de desactivarlos.

Incluso las mejores empresas, las que ofrecen las mejores soluciones para el espacio de trabajo — asientos ergonómicos y mesas con altura regulable, vistas al exterior, múltiples salas de descanso — pueden estar pasando por alto algo muy importante. ¿Qué hay del color de las paredes? ¿Los olores en la oficina? ¿La textura de los materiales del mobiliario? Los seres humanos perciben el mundo a través de los cinco sentidos — vista, olfato, oído, gusto y tacto —, señala Pero.

El problema radica en que aunque puede medirse el número de mesas en un espacio de trabajo, medir el impacto sobre los cinco sentidos, tanto de la temperatura, la cantidad de luz entrante y del nivel acústico de una oficina abierta, parece imposible.

Los arquitectos de Il Prisma decidieron que estas cualidades — que tradicionalmente se han dejado a la intuición estética — podían, y debían, ser cuantificadas. Llevaron a cabo un estudio científico para evaluar el modo en que los cinco sentidos afectan neurológicamente a los trabajadores en una oficina. En su estudio, Il Prisma recurrió a electroencefalogramas (escáner cerebral) para medir la actividad eléctrica en el cerebro y a un dispositivo de rastreo ocular para detectar el movimiento del ojo y la dilatación de la córnea. Estas mediciones ayudaron a determinar qué es lo que provoca distintos estados en el cerebro, en concreto la atención, la concentración, el aprendizaje, la evocación, la simplicidad y la calma, estados mentales que ayudan a las personas a trabajar mejor.

360 Magazine Issue 71 Office Renaissance
LinkedIn, Monaco

El estudio se desarrolló en dos fases. En la primera los arquitectos compararon dos entornos sensoriales, uno denominado habitación neutra y otro denominado habitación sensorial. Mientras que la habitación neutra era una sala de conferencias básica con una mesa blanca e iluminación homogénea, la habitación sensorial tenía una mesa de madera y estanterías de fragante cedro en las que se había conservado una textura rugosa, tres sillas de madera (cada una con un diseño distinto), una cortina hecha de hojas, iluminación azul por detrás de la estantería y comida en los estantes. Los sujetos del estudio se distribuyeron en dos grupos, uno para cada habitación, y se les solicitó que realizaran una prueba de resolución de problemas.

En la segunda fase, se mostraron a los sujetos imágenes de distintos colores y texturas, esto es, la fotografía de una tela azul o de distintos espacios de trabajo. Esto provocó en los sujetos una respuesta neurológica similar a la que se produciría de manera natural si los mismos sujetos estuvieran sujetando la tela azul o se encontraran físicamente en esos entornos de trabajo.

Aunque podría esperarse que la habitación sensorial fuera mejor para todo tipo de trabajo, la firma descubrió que la activación de múltiples sentidos puede tener también un efecto negativo para el trabajo — todo depende del tipo de trabajo que se esté realizando. «La habitación sensorial puede ser mejor para sentarse a escribir un informe extenso, pero puede no resultar ideal para resolver problemas en grupo,» explica Pero.

Los participantes de la habitación sensorial ofrecieron buenos resultados en la tarea de escuchar individualmente. «Aunque los sujetos estaban memorizando, aprendiendo y estudiando eran capaces de recordar más palabras, reproducir más nuevas palabras y sus niveles de concentración eran más altos que los de quienes estaban en la habitación neutra,» indica Pero. Otras conclusiones incluyen el descubrimiento de que los colores azul y verde y la utilización de madera y materiales naturales potencian los estados de calma y relajación del cerebro.

El objetivo del estudio iba más allá de crear normas para el diseño de espacios ideales de trabajo. Il Prisma estaba también interesada en utilizar las mediciones científicas para crear un diseño humanista. «No intentábamos obtener un conjunto fijo de datos o un número que nos diera la fórmula exacta para diseñar espacios sensoriales,» señala Pero, «sino un método que pudiera servir de ayuda para personalizar el entorno necesario para el trabajo realizado y para las personas concretas que trabajan en dicho espacio.»


Centrándose en los Sentidos en LinkedIn

En la oficina de LinkedIn en Milán, bajo el tema general de la transformación, la empresa utilizó cinco habitaciones distintas para representar cinco espacios italianos típicos: un teatro, un restaurante, una sastrería, una bodega y un jardín. LinkedIn señaló los resultados obtenidos por Il Prisma, lo que los arquitectos denominan la «gramática emocional», para que el diseño de las habitaciones se ajustara lo mejor posible a las tareas que se desarrollarían en ellas.

360 Magazine Issue 71 Office Renaissance
LinkedIn, Paris

Por ejemplo, en la Bodega, los trabajadores pueden tomar una copa de vino y escuchar música en un entorno en el que predomina el cedro. La habitación es ideal para reuniones privadas o para momentos intensos de concentración. En cambio, en la Sastrería los elementos sensoriales están atenuados para poder celebrar reuniones para resolver problemas. Hay grandes franjas de materiales, tela y metal, pero no hay colores o texturas que puedan distraer la atención. La diversidad de estas cinco habitaciones ofrece un ecosistema de espacios en la oficina, de manera que los trabajadores pueden en todo momento conciliar sus necesidades de trabajo con el espacio que mejor se ajuste a las mismas.

En última instancia, el estudio realizado por Il Prisma señala que «el trabajador actual ya no quiere espacios antisépticos y estandarizados sino que prefiere espacios personalizados y con fuertes connotaciones.» La conclusión para todas las firmas es que deberían tomarse en consideración los sentidos para que el trabajador pueda escoger el entorno que mejor se ajuste a sus necesidades.


Estados mentales

  • Atención: El trabajador es receptivo a estímulos externos entrantes.
  • Concetración: El trabajador se concentra en los detalles de aquello con lo que está interactuando o de la actividad que realiza.
  • Aprendizaje: El trabajador recupera recuerdos que le ayudan a clasificar la información adquirida. La activación simultánea del estado de Atención indica que el trabajador no cuenta con conocimientos previamente clasificados sobre la información y que percibe el estímulo como «algo nuevo».
  • Evocación:: El trabajador relaciona y compara el estímulo con su experiencia previa.
  • Simplicidad: El trabajador comprende con facilidad lo que el estímulo quiere comunicar. Cuando no se activa esta función neurológica, el trabajador está en un estado de fatiga cognitiva.
  • Calma: El trabajador está en un estado de relajación y dispuesto a interactuar de manera efectiva con su entorno. Cuando se desactiva, genera un estado de inhibición que dificulta el proceso de toma de decisiones.

Historias relacionadas

Diseño biofílico: la naturaleza en la oficina

Cuando nos tomamos un respiro, y disfrutamos del sol, la playa o la montaña, o de un paseo por el parque, nuestro estado de ánimo se transforma de inmediato, nos sentimos más vitales, más optimistas y con la mente renovada. Es lo que se conoce como biofilia.

Tecnología que mejora el bienestar de las personas

Por qué los espacios inteligentes y conectados mejoran la experiencia laboral de las personas.