Impulsa nuevas
ideas: Actívate.

Los directivos tienen mucho más acceso que los trabajadores a herramientas tecnológicas colaborativas y sin embargo pasan muy poco tiempo colaborando. Apenas el 33% de los individuos tiene acceso a esta tecnología, aunque el 65% afirma que le gustaría utilizarla. En cambio, el 63% de los directivos tiene acceso a estas herramientas.

Todos sabemos que la colaboración fomenta la innovación y que sin ella no es posible tener buenas ideas. Los líderes lo reconocen y están a la espera de que los equipos le saquen el mayor partido. Es cierto que hay muchas personas que desean colaborar y se esfuerzan, pero se topan con algunos obstáculos muy concretos (obstáculos que no afectan de igual forma a los líderes).

Algunos de los mayores problemas a los que se enfrentan son los espacios donde trabajan y la tecnología disponible. El 70% de las personas está atada a salas de conferencias tradicionales que matan la creatividad. En realidad, el diseño tradicional de la salas provoca que las personas tengan un comportamiento más pasivo, que conduce rápido a la desconexión e incluso a la negatividad. Las personas no se levantan y no participan activamente en las conversaciones y en la creación de ideas. La mayoría de las personas (el 72%) desearía poder moverse pero solo puede hacerlo un 53%.

4 barreras en la colaboración

  • 1. Acceso a personas
  • 2. Acceso a la información
  • 3. Tecnología desfasada
  • 4. Distracciones

Acceso a personas

El 73% no tiene facilidad para acceder a las personas adecuadas

Acceso a la información

El 70% no tiene facilidad para acceder a la información necesaria en tiempo real

Tecnología desfasada

El 66% afirma que no cuentan con la tecnología apropiada para mostrar su trabajo

Distracciones

El 68% ha de concentrarse rodeado de distracciones, interrupciones y ruido

Muévete por donde quieras

La colaboración adopta múltiples formas, todas ellas importantes para la innovación:

Informativa: nos mantiene al tanto
Evaluativa: ofrece feedback
Generativa: se crea algo nuevo de
manera conjunta

La colaboración generativa es la más difícil. Los momentos «Eureka» precisan de un enfoque diferente. El conjunto de herramientas y el entorno adecuado pueden ayudar a los equipos a realizar el trabajo mental necesario para generar nuevas ideas.

La ciencia de la colaboración

Colaboración pasiva Colaboración activa

La neurociencia ha encontrado una relación bien establecida entre la actividad física, la creatividad y el aprendizaje, ingredientes principales de la innovación. La colaboración activa es un nuevo concepto basado en nuestra investigación en los entornos educativos sobre aprendizaje activo. Se trata de animar a las personas a que abandonen los comportamientos pasivos y se involucren más física y emocionalmente en el proceso creativo del trabajo.

El movimiento físico implica áreas de procesamiento cognitivo del cerebro, que la investigación ha demostrado que ayudan a recurrir a la memoria. Esto permite a las personas liberar energía en otras áreas del cerebro para desarrollar ideas innovadoras. Estar sentado merma nuestra capacidad para concentrarnos. Estar de pie o en movimiento aumenta la atención mediante el bombeo de oxígeno y sangre fresca a través del cerebro. La investigación también ha revelado que utilizar nuestras manos para gesticular, dibujar o escribir afecta a nuestros sistemas sensomotores, lo que no ocurre cuando están inactivas. Los entornos que permiten distintas posturas y estímulos positivos también favorecen el compromiso.

Los investigadores de Stanford han descubierto que caminar estimula la inspiración creativa aumentándose en un 60% la creatividad de una persona. En otro estudio elaborado por la d.school de Stanford y publicado en el libro «Make space», los investigadores analizaron cuatro prototipos de espacios para comprender cómo influyen en la colaboración los entornos de trabajo. El espacio que anima a los estudiantes a ponerse de pie y moverse «facilitó una abundante cosecha de ideas». Por el contrario, «los estudiantes que estaban sentados cómodamente en sillones a menudo criticaban las ideas de otros en lugar de ponerse a crear otras nuevas».

Microsoft Hub 2S y Steelcase Roam refuerzan la colaboración activa fomentando la actividad física para generar mejores resultados cognitivos y compromiso emocional. Los equipos tienen un sentido de propósito compartido y motivación para explorar y desarrollar las ideas de los demás.