Innovación

El futuro de la innovación en Europa

Conversación con Marc Lhermitte de EY

Future of Innovation

Nueve meses. Es la delantera que lleva Shenzhen, China, al resto del mundo cuando se trata de desarrollar nuevos productos, de acuerdo con un informe de la revista WIRED sobre la capital mundial para los emprendedores del sector del hardware. Las empresas de todo el mundo acuden a Shenzhen, una ciudad llena de pensadores creativos y hackers centrados en dar con soluciones asequibles para las masas, para aprender y crear en bastante menos tiempo y por menos dinero de los que invertirían en hacerlo en cualquier otro lugar.

3,5 billones de dólares. Esa es la capitalización bursátil de Silicon Valley—el valor de sus acciones colectivas de acuerdo con el mercado—, la más alta en más de una década. No es ninguna sorpresa que esta zona, rica en startups tecnológicas e innovación, atraiga cada vez más apuestas por el futuro. «Silicon Valley tiene sus altibajos, pero es una de las áreas con más recursos del mundo, que se reinventa a sí misma constantemente,» señala la firma de investigación Creative Strategies.

Shenzhen y Silicon Valley son dos de los lugares más conocidos en materia de innovación del mundo. Las principales organizaciones de Europa están decididas a unirse a sus filas, y según Marc Lhermitte, socio de EY que lidera el estudio de la firma sobre el atractivo Europeo para los inversores, a pesar de algunos desafíos, el futuro de la innovación en Europa es prometedor.

360 Magazine, Inside Innovation

360: EY publicó recientemente su encuesta de 2017 sobre el atractivo de Europa. ¿Se encontraron con alguna gran sorpresa?

ML: Sorprendentemente para muchos observadores, Europa sigue resultando atractiva a los inversores y emprendedores. Los emprendedores y las empresas le están dando a Europa un gran voto de confianza por su capacidad de crecimiento en el mercado mundial. Europa es una región muy estable, muy compacta y muy bien equipada en comparación con otras regiones del mundo, un entorno ideal para florecer.

360: LEl año pasado, Europa experimentó un año récord en términos de inversión extranjera directa. ¿Cuáles son las condiciones o los impulsores que permiten que la innovación florezca y atraiga inversores a Europa?

ML: Europa no es solo la Unión Europea. Lo forman más de 40 países. La diversidad de Europa es probablemente uno de sus puntos fuertes y principales factores de diferenciación. La increíble cantidad de situaciones de mercado, tecnologías, su gran número de universidades y sus diversas culturas, todo contribuye a la increíble fortaleza de Europa. Eso es lo que nos dicen las empresas: valoran la posibilidad de acceder a un gran abanico de situaciones, talentos y habilidades.

360: También ha escrito que otros de los puntos fuertes de Europa son su infraestructura digital y logística, así como su mano de obra cualificada. Con todos estos puntos fuertes, ¿cuáles son los desafíos que obstaculizan la innovación?

ML: El inconveniente de la diversidad es la dispersión. Hace que resulte muy difícil crear centros de investigación e innovación de primer nivel y de cierto tamaño. Es muy difícil crear o desarrollar un sistema financiero, que es una de las condiciones esenciales para fomentar el espíritu de empresa y la innovación.

Lo que Europa necesita es una reestructuración, especialmente en lo que a regímenes fiscales y modelos de negocios se refiere. Los sistemas actuales que pueden haber funcionado en épocas anteriores se centraban en la eficiencia y la productividad, pero el panorama empresarial del futuro requiere de una innovación que permita la asunción de riesgos, la financiación rápida y el cambio. La innovación es sinónimo de creatividad, pero también de recursos y procesos. En algunos países y regiones de Europa también nos falta ese proceso, es decir, la disciplina necesaria para pasar de la ciencia de investigación avanzada a la investigación aplicada y a continuación, a los mercados.

“La innovación es sinónimo de creatividad pero también de recursos y procesos.”

Marc Lhermitte socio de EY Paris, Francia

360: Pero a pesar de estos desafíos, muchas zonas de Europa se están convirtiendo en centros creativos. ¿Qué ciudades o áreas geográficas cree que han creado las mejores condiciones para fomentar la innovación?

ML: Probablemente hay entre 15 y 20 áreas urbanas de primer nivel en Europa y todas tienen su propia fuerza, su propio peso y su propia capacidad para atraer, desarrollar y retener a los inversores, empresarios, estudiantes, talentos especializados y medios de comunicación, todos los elementos que fomentan el espíritu de empresa y la innovación. Pero es importante entender que la innovación no se puede resumir únicamente como creatividad. También se debe tener en cuenta el proceso, la organización, la estructura, la disciplina, los recursos y tener un compromiso a largo plazo por parte de los sectores público y privado.

360 Magazine, Inside Innovation

360: ¿Puede darnos algún ejemplo de organizaciones o sectores empresariales específicos que cree que lo están haciendo bien en Europa?

ML: Hay muchas empresas y startups que han demostrado que Europa, a pesar del retraso en soluciones IT para el consumidor, es líder en muchas tecnologías digitales emergentes, incluidos sectores tan importantes como el de la inteligencia artificial, la robótica y el Internet de las cosas. Creo que hay numerosas empresas líderes en el sector de los ecosistemas de las ciudades inteligentes, el transporte, la energía y que ofrecen nuevos servicios a los ciudadanos. Es difícil nombrar empresas y startups específicas, puesto que se trata de un ejército dual de empresarios, grandes y emergentes, con el gobierno y las universidades que crean la fórmula para la innovación.

360: ¿Cómo puede una empresa que está acostumbrada a llevar a cabo la misma rutina durante décadas cambiar su mentalidad, de manera radical, para mantenerse al día con el ritmo cambiante de los negocios de la actualidad?

ML: Las empresas deberían pensar en cómo reorganizar sus modelos de negocio y buscar oportunidades. Están a la vanguardia de la iniciativa empresarial y deberían hacerse preguntas como, «¿Cómo capacitamos a nuestra gente, a nuestros trabajadores, para fomentar la innovación en el día a día?», a efectos de desarrollar la innovación abierta y comprender que la vida del futuro no tiene nada que ver con los negocios del pasado. Resulta complejo, y probablemente resulte aún más complejo en Europa. Pero estoy convencido de que, si se unen, empresas y gobiernos pueden hacer que suceda.

360: ¿Cuáles cree que son las perspectivas para Europa en 2018 y los próximos años?

ML: En general, las perspectivas son positivas y estoy seguro de que Europa puede seguir resultando atractiva y competitiva. Cuando se combinan todos los mercados y población de Europa, el resultado es la economía número uno del mundo. Tiene una gran oportunidad y confío en sus perspectivas de crecimiento. Creo que en 2018 experimentaremos más crecimiento que en los últimos cinco años. La inversión extranjera en Europa seguirá aumentando y creando empleos, pero también seguirán dándose grandes cambios y reestructuraciones en los sectores más antiguos y tradicionales.

La diversidad de Europa es uno de sus puntos fuertes y principales factores de diferenciación.

Marc Lhermitte

Tal como sugiere Marc Lhermitte, de EY, numerosas empresas europeas están buscando nuevas formas de fomentar la innovación:

El laboratorio de innovación de BMW, en el Reino Unido, proporciona orientación de primer nivel a las startups de más éxito, mediante la mentorización de expertos en materia de liderazgo en el sector de automoción. Los participantes pueden acceder a información, obtener insights y probar sus productos y servicios en entornos de clientes reales.

El centro de innovación de Accenture, en París, ayuda a los clientes a «imaginar e inventar» su futuro. Las empresas obtienen trayectorias de innovación personalizadas gracias al asesoramiento de los líderes de los departamentos de toda la empresa, utilizando el design thinking a efectos de visualizar su futuro.

Silicon Allee, en Berlín, es un campus de startups, cuyo nombre es un guiño cómico al centro de innovación californiano. Está compuesto por un ecosistema de espacios para trabajar, reunirse y socializar..

Station F, este espacio de colaboración de unos 3000 metros cuadrados en París es el campus de startups más grande del mundo. Puede albergar hasta mil startups y proporciona un espacio para creadores con tecnología avanzada de prototipos.

El SPACE10 de IKEA, en Dinamarca, se centra en las sociedades circulares, en dar autonomía a la coexistencia entre las personas y el medio ambiente y en el empoderamiento digital. Con el objetivo de explorar y diseñar nuevas formas de vida, SPACE10 invita a personas de los sectores del arte, el diseño y la tecnología a crear juntos.

Dejar un comentario

Historias relacionadas

Todo empezó con un incendio

En este número de nuestra revista 360, celebraremos varias innovaciones que nos aportan soluciones a nuestros problemas de una forma novedosa. De hecho, comenzamos nuestra andadura hace más de 100 años al intentar solucionar un problema de una forma distinta.

Pensar a lo grande para arreglar las cosas

En el corazón de Toronto, MaRS, un centro de innovación urbano, ayuda a los emprendedores y startups a lograr un mayor nivel de impacto.

Tener opciones está de moda

El Vice presidente de operaciones global de Steelcase tiene algunas cosas sorprendentes que compartir sobre el impacto del diseño, los datos y la tecnología en la fabricación a gran escala.