Open image tooltip

El nuevo I.Q.

Innovar o morir. En 1997, el escritor americano del mundo de los negocios Tom Peters acuñó esta frase famosa. Era verdad entonces y aún es más cierto ahora. Para los directores generales en todo el mundo es obvio: la innovación es de importancia crítica para el éxito de una organización, y es imperativo que se mantenga como estrategia empresarial fundamental.

Para ir más allá de la supervivencia y de hecho prosperar, las organizaciones líderes saben que la innovación es el camino para impulsar el potencial de una organización y orientarla hacia el crecimiento. De hecho, el 33% de los líderes empresariales globales clasifican “la innovación de nuevos productos y servicios”, como el principal foco de sus empresas en los próximos tres años, según un estudio reciente de McKinsey. Pero la realidad de estas organizaciones, según señala McKinsey, es que la innovación se enfrenta a los desafíos actuales, como el aumento de la competencia global, las prioridades a corto plazo, y la necesidad de integrarla en los objetivos clave de la organización. El objetivo sigue siendo difícil de alcanzar, y las organizaciones líderes buscan cómo descubrir todas las maneras posibles para aumentar su cociente intelectual- es decir, su cociente de innovación.

Leer màs