Trabajo remoto

Trabajar desde casa. Límites que necesitas fijar

Cómo evitar las distracciones gestionando los límites digitales, físicos y de la vida laboral.

Este artículo forma parte de la serie: Haciendo posible el trabajo a distancia.

Creando distintas maneras de manejar los límites digitales, físicos y de la vida laboral, puedes hacerte cargo de tu día a día, en lugar de dejar que alguien más lo haga por ti.

Es fácil ver la evidencia de un aumento en el trabajo desde casa – sólo fíjate en las aplicaciones más populares del momento. DingTalk, una aplicación de negocios diseñada para integrar funciones de programación, administración, colaboración y chat, se convirtió en la aplicación más descargada en China después del Año Nuevo Chino. En otras partes del mundo, Tencent Conference, WhatsApp y Facebook Messenger se posicionaron en el Top 10 de las aplicaciones más descargadas este febrero. Hay un obvio punto en común: todas estas aplicaciones están diseñadas para ayudar a la gente a conectarse cuando no están físicamente juntos.

El número de organizaciones que animan a la gente a quedarse en casa temporalmente aumenta cada día, lo que en el largo plazo está creando algunos nuevos desafíos. Al principio, puede que pienses que es maravilloso porque nadie puede pasar por tu sitio e interrumpirte, o que ya ningún compañero ruidoso te podrá distraer. Pero, en casa, hay nuevas distracciones que hay que tener en cuenta y, si no se controlan, pueden hacer que tu cerebro se sienta como una máquina de pinball.

Te presentamos algunos límites que puedes necesitar para poder realizar tu trabajo desde casa y mantenerte saludable.

Límites digitales

Programar el tiempo de respuesta

Cada vez que nos distraemos nos lleva unos 23 minutos retomar nuestra tarea, por lo que es importante tratar de minimizar (o mejor aún, eliminar) nuestra respuesta conductista a las notificaciones. Desactiva las ventanas emergentes de los correos electrónicos y las notificaciones de las aplicaciones. En su lugar, programa tiempo durante tu día (o incluso dos veces al día) para responder. Házselo saber a todos actualizando tu estado o agregando tu programación a tu firma del correo electrónico o a la respuesta automática. Hazle saber a la gente que, si es una emergencia, pueden llamarte.

Elige una plataforma

Estas aplicaciones pueden ayudar a mantener el trabajo en movimiento, pero también pueden mantenernos saltando de una plataforma a otra y de un dispositivo a otro para estar al corriente de las comunicaciones recibidas. De hecho, los trabajadores chinos suelen llamar a DingTalk “DingDing”, haciendo eco del sonido predeterminado de sus notificaciones. Anima a tu equipo a elegir una plataforma y trabajar con ella. Puede que necesites más de una para manejar los archivos de proyectos y la mensajería instantánea, pero cuantas menos sean, mejor.

Gestiona las redes sociales

Quizás la manera más fácil de acabar con las distracciones es hacer un mejor uso de las redes sociales. Cal Newport, autor de Deep Work, aboga por renunciar por completo a ellas. Sin embargo, cuando te encuentras aislado en casa, las conexiones sociales pueden ser una buena manera de mantener tus relaciones intactas. En lugar de renunciar por completo, considera cómo puedes administrar el uso de las redes sociales: elimina las notificaciones y establece un tiempo determinado para dedicar a las mismas, así podrás mantener tu concentración el resto del día.

Límites físicos

Elige tu territorio

Algunas personas están haciendo malabarismos con cónyuges que también trabajan desde casa y con niños que no pueden ir al colegio. Puede resultar difícil concentrarse y el espacio es probablemente escaso también. No importa si usas la mesa del comedor o el escritorio de tus hijos, establecer un lugar que le diga a la gente “Estoy en el trabajo” marca la diferencia a la hora de concentrarte.

Bloquea las distracciones visuales

Si no tienes una zona de oficina en casa, es fácil distraerse cada vez que alguien entra en la habitación. Después de todo, la visión periférica de nuestros primeros antepasados se desarrolló para ser extremadamente aguda, para así poder detectar cualquier movimiento de posibles depredadores. No es de extrañar que no podamos evitar mirar cuando alguien pasa cerca. Bloquea el “ruido visual” con plantas, estanterías, incluso el monitor de tu ordenador para mantener mejor la concentración. Y, ordena tu espacio de trabajo para eliminar el caos visual que también puede distraerte.

Controla el ruido

La queja número uno en las oficinas es el ruido, pero este puede ser aún más problemático en casa. Los niños viendo la televisión, vecinos ruidosos y los perros que ladran son todas distracciones de la vida real. Si no puedes cerrar la puerta, busca maneras de mitigar el ruido de fondo usando auriculares en lugar de tu ordenador para las llamadas, por ejemplo. Cuando programes tu tiempo, considera cuándo necesitarás silencio y cuándo es más probable que lo tengas en casa, y bloquea ese tiempo en tu calendario.

Límites de la vida laboral

Respeta tu calendario

Puede resultar sencillo cuando trabajas desde casa, salir de la cama, abrir tu portátil y trabajar hasta que sea tarde. Un colega de Hong Kong anima a su equipo a hacer exactamente lo contrario. Dice que el 20% de su tiempo debería dedicarse a la planificación y que todos deben “respetar ese calendario”. Es posible que tengas que atender una llamada a las 6 de la mañana y otra a las 7 de la tarde. Hagas lo que hagas, planifica tu día y respeta esa planificación.

Identifica el agotamiento

El estrés es una parte necesaria de la vida. Pero, como la Dra. Tracy Brower, consultora de investigación aplicada de Steelcase, escribe para Fast Company, es crucial que tengas un sistema para identificar y prevenir el agotamiento. Ser capaz de reconocer sus síntomas, gestionar tu energía, ir apuntando como te hacen sentir las distintas actividades que realizas, e identificar los comportamientos que te hacen sentir que está progresando. Finalmente, pregúntate si estás haciendo esas cosas todos los días.

Practica Mindfulness

Tenemos la oportunidad de entrenar a nuestro cerebro en hábitos positivos. Mindfulness — mantener tu mente en sintonía con el aquí y el ahora — parece ser una de las mejores maneras de lograrlo. Una investigación en la revista Psychiatry Research: La neuroimagen, muestra que con tan sólo 30 minutos al día de mindfulness durante ocho semanas se pueden fortalecer las conexiones en nuestro cerebro y reducir la sensibilidad a la detección de amenazas del mismo (es decir, las distracciones). La práctica del mindfulness nos permite reconocer cuando nuestras mentes vagan y redirigir nuestra atención.

Trabajar desde casa requiere un nuevo tipo de disciplina. Los límites van menos sobre el equilibrio y más sobre el control. Creando distintas maneras de manejar los límites digitales, físicos y de la vida laboral, puedes hacerte cargo de tu día a día, en lugar de dejar que alguien más lo haga por ti.

Derechos de autor de la imagen Maskot / Offset.com

Conecta con nosotros

Regístrate para recibir nuestra newsletter. Seguiremos compartiendo nuestra investigación. Todo lo que aprendemos que pensamos que puede ser relevante lo compartimos a través de podcasts y en nuestra revista 360.



Dejar un comentario

Historias relacionadas

Adapta tu oficina a las nuevas normas de seguridad COVID 19

Adapta tu oficina a las nuevas normas de seguridad COVID 19

Sigue estos 8 pasos para preparar tu espacio de trabajo de manera que asegure el bienestar físico, cognitivo y emocional de los trabajadores.

Estrategias para el éxito de la colaboración a distancia

Estrategias para el éxito de la colaboración a distancia

El trabajo a distancia requiere mucha más formalización de lo que sería más informal en la oficina.

Seis dimensiones del bienestar: Una checklist para trabajar desde casa

Seis dimensiones del bienestar: Una checklist para trabajar desde casa

Un ambiente de trabajo saludable, comprometido y productivo comienza con conversaciones sobre las necesidades de las personas y cómo ajustar las prácticas individuales y de trabajo en equipo para crear un nuevo equilibrio.