Start ups

Activar el Espíritu Emprendedor

15-0008279

AUTENTICIDAD. PERSONALIDAD. AGILIDAD. PASIÓN.

Las «startups» tienen de todo esto y además lo tienen a granel, fomentando la innovación, ignorando los límites y aumentando el drástico impacto que los emprendedores tienen en el mercado. Dirigen sus empresas con pasión y transparencia, alimentando un tipo de cultura especial que se ha convertido en la envidia de las organizaciones ya establecidas que buscan la misma energía y ambiente. Las startups son empresas pequeñas y ágiles, y les gusta ser así. Porque aceptémoslo: su cultura única y contagiosa hace que sea fácil lograr que se hagan las cosas.

Pero, ¿qué sucede cuando las empresas más grandes e importantes quieren que sus entornos inspiren atrevimiento, autenticidad y pasión? ¿Cómo pueden conseguir los «intraemprendedores», los líderes de equipos innovadores y los creadores de espacios de las grandes empresas recuperar ese espíritu emprendedor sin verse lastrados por las enormes dimensiones de su empresa?

¿Es posible encender (o reavivar) la llama del espíritu emprendedor, esa sensación de «cultura de empresa startup», independientemente del tamaño de la empresa?

Durante el año pasado, turnstone ha estado haciendo estas preguntas a emprendedores en startups y a intraemprendedores en ecosistemas de organizaciones de gran tamaño. Nuestro análisis de la cultura y su relación orgánica con el espacio de trabajo físico ha dado lugar a observaciones muy interesantes sobre el cambio en los comportamientos.

Esto es lo que estamos aprendiendo sobre los emprendedores que quieren acelerar los resultados de sus empresas sacando partido de su cultura y espacio y sobre los intraemprendedores que quieren reinventar la cultura de su gran organización.


Fomentar las culturas «no corporativas»

Un entorno casual, no corporativo, o lo que llamamos «cultura startup» es un componente muy valorado de innumerables empresas startup. Deja al descubierto las personalidades de sus trabajadores y les permite divertirse y trabajar de la manera que mejor les convenga. Esta cultura se traduce como «informal y no corporativa»: un entorno auténtico y flexible que motiva a los trabajadores y les transmite la sensación de estar haciendo algo importante y de pertenecer a un grupo.

«Creemos que el espacio es una herramienta para crear cultura, motivar a las personas y, con el tiempo, mejorar una marca», dice Kelly Ennis, fundadora y gerente ejecutiva de The Verve Partnership, un estudio de arquitectura de Baltimore centrado en los clientes que se dedica a relacionar conversaciones sobre diseño con oportunidades estratégicas de negocio. Como diseñadora, Ennis reconoce que para lograr una cultura startup hace falta intencionalidad.

«La marca es algo más que un logo en la pared o un determinado color de pintura. Es lo que uno es en el fondo y quizás lo que es más importante, lo que los demás piensan que uno es», dice Ennis. «La cultura y la identidad están muy entrelazadas y ahí es donde arquitectos y diseñadores pueden realmente ayudar mediante el diseño de un espacio que transmita y refleje ambos conceptos de manera equitativa y auténtica».

Sam McBride, propietario de RxBar, en Chicago, reconoce el rol que juegan el espacio, la cultura y la marca en las relaciones con los clientes y el crecimiento de la empresa.

«Nuestras barras de proteínas solo tienen de seis a ocho ingredientes. Son muy limpias y están compuestas únicamente por ingredientes de la máxima calidad. Cuando comenzamos a planificar el diseño de nuestra oficina, queríamos que transmitiese la misma idea que nuestro producto, por lo que creamos un espacio físico muy limpio, moderno y sencillo», explica McBride. «Nuestros clientes pueden ver que para nosotros, la calidad y la simplicidad van más allá del producto. Es algo que se plasma hasta en nuestro entorno. Es auténtico, porque predicamos con el ejemplo».

Un estudio reciente llevado a cabo por turnstone en más de 500 dueños de pequeñas empresas permitió confirmar esta importante relación. Este estudio descubrió que el 80% de los participantes reconocía que el espacio físico jugaba un papel directo a la hora de fomentar una cultura dinámica y que el 90% creía que la cultura no solo es un gran plus, sino un factor que afecta en gran medida al éxito de una compañía.

«Estás intentando atraer a las personas con algo más que caballetes y una puerta. Son personas que no quieren perder esa ventaja, pero que quieren cierta sensación de organización, de orden. No tiene por qué ser ordenado. Pero que no sea caos».

Tom PolucciDirector de Diseño De Interiores de HOK,

Aunque a menudo las pequeñas empresas comienzan con una oficina con un ambiente que mola, hemos. observado que mantenerlo a largo plazo es más complicado, especialmente una vez que las empresas contratan a su décimo trabajador. A medida que los fundadores empiezan a preocuparse sobre el establecimiento de normas, directivas y procedimientos para que el negocio siga marchando sobre ruedas, algunos se encuentran con que las presiones de expandir un negocio de éxito ponen freno a la naturaleza despreocupada que tuvieron en su momento cuando planificaban cómo debía ser la vida en la oficina.

Al mismo tiempo, los intraemprendedores de las organizaciones mundiales más importantes sienten una necesidad similar, aunque diferente, de ser más ágiles. Y aunque sus entornos bien diseñados, sus amplios recursos y sus años de experiencia les separan de las empresas más jóvenes, los intraemprendedores tienen la misma mentalidad en lo relativo a desafiar el statu quo.

Enrique Godreau III, Vicepresidente Ejecutivo de desarrollo de UPGlobal, una organización sin ánimo de lucro dedicada a reforzar las comunidades estimulando el liderazgo y el espíritu de empresa, ha pasado años interactuando con startups y pensadores innovadores de grandes organizaciones. Godreau afirma que muchas empresas de éxito siguen por el mismo camino que les llevó a la cima, permaneciendo centradas en optimizar su catálogo de productos o servicios. Los intraemprendedores, por otra parte, ignoran los límites establecidos y hacen preguntas incómodas.


Turnstone llevó a cabo recientemente una encuesta en 515 empresas con plantillas de no más de 100 trabajadores.

90 %

El 90% considera la cultura como un aspecto fundamental para el éxito de sus empresas.

80 %

El 80% cree que el entorno físico de su empresa influye a la hora de desarrollar una cultura transcendental.

32 %

El 32% de los trabajadores pertenecientes a la generación Y quieren trabajar en posturas informales.


«Es tan fácil creer que las cosas están como deberían. Los intraemprendedores reconocen que los negocios de éxito tienen que estar dispuestos a cuestionar sus métodos actuales y no solo a optimiza los métodos del pasado», dice Godreau. «Tener una visión de este tipo de cultura no es ser rebelde, es cuestionar lo establecido. Y perseguir esta cultura no solo da permiso a las personas para cuestionar lo establecido, ser auténticas e innovadoras, sino que las anima a hacerlo».

Los intraemprendedores también son conscientes de que están compitiendo con startups para captar, retener y motivar a los trabajadores más cualificados. Independientemente de que dirijan equipos de desarrollo de productos, RRHH, IT, marketing ventas o ejecutivos, los intraemprendedores saben que si sus espacios no reflejan ideas culturales, sus organizaciones se quedarán atrás.


Nuevas posturas en culturas startup

Poder adoptar distintas posturas al sentarse, en especial si es echado hacia atrás, transmite a los trabajadores la idea de que la cultura es diferente y más relajada. La investigación de turnstone ha demostrado que ofrecer diversas opciones a los trabajadores en lo referente a dónde y cómo pueden trabajar, así como darles control sobre su jornada es un componente esencial de la cultura startup. Animar a los trabajadores a que alternen entre distintas posturas es fundamental para conseguir que el espacio de trabajo sea motivador.

15-0008278

Las posturas de trabajo alternativas puede proporcionar esa libertad y ayudar a generar un ambiente de cultura startup. La investigación de turnstone ha desvelado que de entre los profesionales de 18 a 34 años, nada menos que el 32% prefiere trabajar en entornos llenos de otomanos, taburetes y otras opciones casuales cómodas y que aumenten la productividad.

«Dar a las personas la libertad para que hagan lo que quieran es un modo infalible de impulsar la cultura. Es increíblemente importante y atrae tanto a los trabajadores jóvenes como a los mayores. Dar libertad a las personas sin dejar de lado la calidad es una gran manera de conseguir los resultados deseados».

Ryan WalshDirector de Alianzas, MassChallenge

Brian Hoffman, jefe de desarrollo empresarial de Startx, un acelerador sin ánimo lucrativo ubicado en el centro de Silicon Valley, observó esta tendencia en su propia plantilla.

«Queríamos que las personas trabajasen arriba en el espacio que habíamos diseñado para ellos y en las mesas que instalamos para ellos, pero por naturaleza preferían trabajar en entornos tipo lounge».

El ritmo de las oficinas actuales también ha hecho que las mesas para trabajar de pie sean de los destinos preferidos, ya que los equipos dedican tiempo entre una reunión y otra. En lugar de sentarse en un puesto de trabajo a responder los correos electrónicos, hemos visto a personas girar regularmente en torno a las mesas de altura regulable o en superficies para estar de pie, donde pueden alternar rápidamente entre distintas tareas.

«¿Por qué tiene uno que necesitar la prescripción de un médico para obtener una mesa donde trabajar de pie?», se pregunta J. Kelly Hoey, inversora, oradora y estratega de networking con base en Nueva York. «Si queremos que nuestros trabajadores den lo mejor de sí mismos, ¿por qué no creamos un entorno de trabajo que pueda evolucionar a medida que cambien los estilos de trabajo? Deberíamos reconocer que las personas trabajan de diferentes maneras y puede que dependiendo de la hora que sea, uno puede tener otro tipo de necesidades para ser más eficiente».


Adoptando un espíritu autosuficiente

Existe una relación directa entre la personalización y el espíritu autosuficiente de muchos emprendedores e intraemprendedores. Ya sea aplicando materiales únicos o cubriendo las oficinas de artefactos que representan las pasiones del fundador, los emprendedores han comenzado una carrera por tener los espacios de trabajo más interesantes. Aprovechan la compartición de fotos en las redes sociales para destacar lo que les gusta y les inspira y después trabajan para personalizar un espacio que se ajuste a esos criterios.

Dana Verbosh, diseñadora de interiores para Gensler, el estudio de diseño global, comparte una historia sobre una pequeña startup tecnológica de Baltimore. Este cliente, que comenzó trabajando desde un sótano, adquirió recientemente un espacio en un vecindario con futuro en el que ocuparán la tercera planta de un teatro construido a principios del siglo XX lleno de detalles arquitectónicos y techos abiertos de 7 metros.

Verbosh explica que «Este grupo sabe que cuando uno se toma en serio el diseño, se aumenta la cultura de un espacio, por lo que les estamos ayudando a seleccionar madera de antiguos adosados de Baltimore para crear una pared de exposición única y otros elementos especiales. Nuestro trabajo es asegurarnos de contar una historia convincente y garantizar al mismo tiempo que el espacio sea duradero».


EMPEZANDO

¿Qué suponen estas tendencias para los emprendedores, los trabajadores del sector inmobiliario, los creadores de espacios de organizaciones de gran tamaño, los administradores de instalaciones, las incubadoras y las personas que cuestionan lo establecido de cualquier parte del mundo? ¿Es posible realmente encender (o reavivar) la llama del espíritu emprendedor en su espacio de trabajo?

Creemos que la respuesta es «Por supuesto». Así es como puede empezar:

Sugerencia #1: Lograr que el espacio refleje la cultura

Ponga los límites a prueba mediante materiales y elija acabados progresistas para crear un ambiente enérgico o una sensación cálida y hogareña de calidad comercial. Únase a la tendencia de «hazlo tú mismo» (DIY, por sus siglas en inglés) añadiendo a su espacio elementos únicos que reflejen el artista que lleva dentro y exhiban lo que le apasiona.

«Las personas están intentando expresarse. Para crear una identidad. Para definir una marca. Y se manifiesta mediante el espacio y la colección de objetos que seleccionen».

Tom Polucci
Director de Diseño de Interiores de HOK

Sugerencia #2: Definiendo la innovación

Ofrezca el soporte que necesitan los intraemprendedores de su ecosistema proporcionándoles un espacio designado al desarrollo de la creatividad sin riendas y dándoles verdadera libertad para innovar. Si es posible, separe físicamente a los intraemprendedores para ayudarles a despertar un nuevo espíritu de cultura startup. Defienda sus innovaciones como el catalizador que hará que su compañía se convierta en una empresa más resistente y relevante.

«Los intraemprendedores comunican sus nuevas ideas mediante flip-charts, Post-It y dibujos. Debe proporcionar un espacio que permita desarrollar este tipo de interacción. Necesita un espacio para exhibir todas estas cosas para que la gente innovadora pueda explicar cómo se harán realidad sus ideas».

Enrique Godreau III
Senior Vice President of Development bei UPGlobal
Una organización sin ánimo de lucro dedicada a reforzar las comunidades estimulando el liderazgo y el espíritu de empresa.

Sugerencia #3: Fomentar la autenticidad y la agilidad

Proporcione espacios lounge y elementos para permanecer de pie con el fin de complementar los asientos ergonómicos. Debe dejar claro a sus trabajadores que usted confía en que sean capaces de elegir el espacio y la postura que mejor les ayude a aumentar su productividad y concentración y que les proporciona los recursos necesarios para hacerlo. Diseñe de manera intencionada otros espacios que promuevan tanto la colaboración sin distracciones como la diversión con el fin de que la gente pueda disfrutar con su espacio de trabajo.

«Las áreas preferidas son las cafeterías, que son más bien restaurantes informales con espacios tipo lounge. En lo que se refiere a la creación de ideas y al trabajo en equipo, las oportunidades para reunirse son más potentes y eficaces».

Benjamin Dyett
Cofundador de Grind
Unas instalaciones de coworking con sede en Chicago y Nueva York dedicas a crear experiencias de trabajo «sin roces».

Historias relacionadas

Mentalidad de startup

¿Qué hace falta para no perder el espíritu emprendedor innovador en una gran empresa? La investigación de Steelcase reveló cinco condiciones que los intraemprendedores dicen que necesitan para no perder creatividad ni motivación, independientemente de lo grande que haya llegado a ser su empresa.

Una agencia digital encuentra su identidad en un nuevo espacio dinámico

La mayor parte del trabajo del equipo de Groove es colaborativo, por lo que el nuevo espacio se ha diseñado principalmente para la cocreación y el intercambio de ideas.

Jim Keane habla sobre el futuro del trabajo con Microsoft

Nos hemos dado cuenta de que nuestros clientes se enfrentaban a los mismos problemas de innovación y creatividad que nosotros.